Cómo hacer una carta: modelos y ejemplos

Opcionis -

La carta es una forma de comunicación. Se trata de un escrito, realizado por una persona denominada emisor o remitente, dirigido a otra persona que es llamado receptor o destinatario. Existen muchos modelos de cartas, tantos como mensajes se quieran transmitir. Así pues, existe un tipo de carta personal, puede ser una carta informativa (como las que nos remite el banco o la Administración) e incluso puede contener un mensaje comercial, como una carta de ventas. También es utilizada en el ámbito profesional, como podrían ser la carta de despido o de renuncia. No obstante, sea cual sea el modelo de carta, tiene unos elementos comunes y un formato de redacción muy parecido. En el artículo que hemos elaborado hoy en el blog de Opcionis vamos a tratar todos estos asuntos: Cómo hacer una carta, algunos modelos y también veremos ejemplos de cartas.

Qué tiene que tener una carta

Cómo hemos comentado en la entrada de este artículo, existen muchos modelos de cartas. Sin embargo, hay una serie de elementos comunes que distinguen a una carta de otro tipo de escrito. Pero ¿qué tiene que tener una carta para que pueda considerarse como tal? En principio, los elementos personales la definen; es decir, el remitente y el destinatario. Sus datos deberán figurar en la propia carta. Aun así, hay más elementos.

Encabezado

Normalmente, en el encabezado se expone el lugar y la fecha de redacción, junto con el nombre del destinatario. De esta manera es posible reconocer a quién está dirigida la carta. La relación existente entre el remitente y el destinatario marcará en gran medida el modelo de carta y el estilo de la misma.

La fecha y el lugar ayudan al destinatario a ponerse en el contexto en el cual se escribió la carta, dado que es un medio de comunicación asincrónico (la recepción no tiene lugar en el mismo momento que la emisión). El lugar al que se dirige también puede estar en el encabezamiento de la carta.

Saludo

Uno de los elementos característicos de una carta es el saludo y su formato. El estilo del saludo depende de quién sea el destinatario y el mensaje que se pretenda transmitir. De modo que puede ser un saludo de tipo personal, como por ejemplo “Querida Ana:”, “Amigo mío”, etc. o bien puede ser más formal, como “Estimado Antonio”. En otros casos, puede recurrirse a una fórmula preestablecida, como “a quién corresponda”, “Estimada Sra.”, etc.

Cuerpo

El cuerpo es la exposición del mensaje a tratar en la carta, está estructurada en párrafos en los que se desarrollan cada uno de los temas. Dependiendo de la extensión y complejidad del mensaje, el cuerpo puede ser más o menos largo. El estilo dependerá de la finalidad de la carta y su grado de personalización. Una carta profesional no está escrita como una carta personal.

Despedida

Al igual que sucede con el saludo, la despedida puede tener un tinte personal o ser una formulación de cortesía que se utiliza para tales efectos. Como por ejemplo, “Sin otro particular, reciban un cordial saludo”. En este aspecto interviene lo dicho en cuanto a la relación existente entre el remitente y destinatario, al igual que el motivo que tiene la carta.

Firma

La firma está plasmada al final de la carta, después de la despedida. Puede tratarse de una rúbrica simplemente o puede contener el nombre del remitente. En ocasiones, para las cartas profesionales, se inserta el cargo de la persona que escribe la carta. Es lo que se suele llamar “antefirma”.

Cómo hacer una carta paso a paso

Si quieres escribir una carta, estos son los pasos que debes de realizar.

Tomar papel

Es una frase hecha, puede estar escrita por ordenador. Aunque, desde luego, si se trata de una carta personal, el encanto que le otorga el escribirla con papel y pluma no tiene rival. Para las cartas más formales o profesionales se recomienda hacerlas por ordenador.

Está claro que si queremos escribir una carta es porque tenemos un mensaje que dar. Ahora, hay que definir el estilo. Esto se realiza pensando en la finalidad de la misma y quién va a ser el destinatario.

Escribe el lugar y la fecha

En la parte superior izquierda, comienza poniendo el lugar y la fecha en la cual estás redactando la carta. Esto dejará constancia de si el mensaje es muy antiguo y ayudará al lector a ponerse en el marco temporal del mensaje.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Escribe el nombre del destinatario

Justo debajo del lugar y la fecha, se escribirá el nombre del destinatario. No está de más incluir alguna otra información relativa al mismo, como podría ser la dirección.  En las cartas profesionales, podremos incluir el nombre de la empresa y el cargo que ocupa el destinatario.

Escribir el saludo

Es simplemente una línea acabada en dos puntos. Lo importante para definir el saludo es preguntarnos: ¿Qué relación tengo con el destinatario y cuál es el estilo general de la carta? Siempre puedes recurrir a las fórmulas preestablecidas.

Redactar el cuerpo

En este aspecto hay una regla que siempre se cumple: Si la carta es para temas formales, mejor cuanto más clara y directa sea. En las cartas personales podremos utilizar más retórica y crear una carta más extensa. Lo importante es estructurar bien la información, que sea clara y precisa.

Cerrar la carta con la despedida

Es importante en este punto mantener la coherencia en cuanto al estilo llevado a cabo en la redacción de la carta. No podemos escribir una carta formal y despedirnos de un modo muy personal; o viceversa.

Firmar y enviar

Una vez firmada la carta, tan sólo deberemos coger un sobre y escribir tu nombre y dirección; la dirección del remitente debe escribirse en el sobre, en la pestaña que se cierra. El nombre y dirección del destinatario se pondrán centrados en la otra cara del sobre.

Ahora sólo faltaría estampar el sello y enviar la carta.

Ejemplos de cartas

Estos serían unos ejemplos de varios modelos de cartas:

Los comentarios están cerrados.