IVA o Impuesto sobre valor añadido: qué es y tipos

Fiscalidad -

Tal y como veremos el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es un tributo que no se aplica tan sólo en España. De hecho es muy común en países de la Unión Europea. Se trata de un impuesto que grava el consumo. En otras palabras se cobra cada vez que compramos algo. Si quieres saber qué es el Impuesto sobre el Valor Añadido y qué tipos (porcentajes sobre el precio del producto) se aplican, hemos elaborado este artículo para ello.

¿Qué es el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)?

El IVA es un impuesto estatal que grava la compra o adquisición de productos. Así pues, se puede afirmar que se trata de un impuesto que se aplica al consumo. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española lo define como:

“tributo sobre el consumo que consigna los acuerdos comerciales, importaciones y servicios entre otros muchos”.

El IVA se aplica en una multitud de países. En concreto todos los países miembros de la Unión Europea imponen este tributo.

Es un impuesto indirecto, lo paga el cliente final y lo recauda el comerciante o empresa. Trimestralmente, dicha empresa regularizará las cuentas con Hacienda para liquidar este impuesto.

Es decir, cuando se compra algo se paga un porcentaje sobre el precio del producto. Este porcentaje lo retiene la empresa a la cual se le paga el artículo. Cada tres meses, la mencionada empresa presenta una declaración del IVA recaudado por todas las ventas que han realizado (menos el que ellos mismos como empresa han pagado) y se cuadran las cuentas con el fisco.

Por supuesto puede darse el caso de que la empresa haya comprado a sus proveedores una mayor cantidad de la que ha vendido y haya pagado más IVA que el que ha cobrado. En estos casos Hacienda le devuelve la diferencia.

¿Cuáles son los tipos y porcentajes del Impuesto Sobre el Valor Añadido (IVA)?

Existen varios tipos de gravámenes para el IVA (porcentajes sobre el precio del artículo que se compra). Dependiendo del tipo de artículo se encuadra en una de estas categorías:

Tipo general del IVA

En España, se sitúa en el 21%. Esto se estableció desde que entró en vigor la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido. En esta Ley se indica que el IVA puede variar según el comportamiento de la economía. De hecho este porcentaje del 21% no se aplicaba en 1992, se comenzó a aplicar en septiembre de 2012.

Este porcentaje se aplica a los productos y servicios de consumo general (casi todos). Es el más común que podemos ver por comprar cualquier cosa. Normalmente, al comprar cualquier artículo se nos cargará un 21% en concepto de IVA.

Tipo reducido del IVA

Este tipo se sitúa en un 10% sobre el precio del artículo a comprar. Cómo se observa, existe una diferencia amplia con respecto al tipo general. Es el impuesto que grava el consumo de los productos que tiene una cierta importancia, algunos de primera necesidad (aunque no sean tan importantes como el caso del IVA superreducido) , como por ejemplo los alimentos (no básicos), los transportes públicos y otro tipo de productos importantes para el desarrollo de la vida normal, pero que tampoco son de primerísima necesidad.

Además, este es el tipo de IVA aplicado a los productos y los bienes de uso agrícola. También se aplica a otros productos que la Ley considera protegidos de este impuesto como los medicamentos para uso veterinario, la vivienda y los garajes, las obras y la rehabilitación del hogar tienen este tipo de IVA.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Una cosa curiosa (aunque importante) es saber que las flores y las plantas están consideradas como productos dignos de tener un IVA reducido. Los servicios de carácter social o comercial también.

Tipo superreducido del IVA

Este tipo es de tan sólo un 4% y se aplica únicamente a los artículos que sí que están considerados como de absoluta primera necesidad en el desarrollo vital, tales como los alimentos más básicos (como por ejemplo el pan, la leche, los huevos, etc.).

También se aplica a los libros (no electrónicos) y la prensa. Los productos farmacéuticos y medicamentos para uso humano entrarían dentro de esta categoría de IVA. Es importante conocer que este gravamen es el que afecta a los vehículos y otros productos relacionados y adaptados para las personas con discapacidad.

Servicios exentos de pagar IVA

Existen algunas actividades que, aunque se comercialicen, están exentas de pagar IVA. Esta medida está destinada a satisfacer alguna necesidad de primer orden (como por ejemplo la enseñanza y la formación está exenta de IVA, tanto la pública como la privada. Otro ejemplo de actividades de primera orden exentas de IVA es la medicina), proteger algún colectivo (los artistas plásticos y los escritores) o bien cuando se trata de primar algún tipo de servicio por su importancia (como es el caso de los seguros, o los servicios postales). Está exento de IVA también el arrendamiento de viviendas.

También te puede interesar:

5.00 avg. rating (92% score) - 1 vote

Los comentarios están cerrados.