Vence mi depósito ¿renovar o buscar otras opciones de ahorro?

Ahorro -

Los dos últimos meses del año suelen traer, dentro de los depósitos, dos hechos significativos: por un lado suele ser un momento importante en cuanto a movimiento de ofertas, y por otro lado, también suele ser un momento en el que abundan los vencimientos. En esta tesitura el ahorrador que vaya a ver su depósito vencido puede tener muchas dudas sobre dónde colocar el dinero recuperado, dudas más que razonables habida cuenta del panorama del ahorro remunerado.

Vencimiento de Depósitos

El panorama del ahorro remunerado

Está claro que todo depende del cristal con el que se mire y esto también puede aplicarse a los depósitos. Por un lado es innegable que nos encontramos en un momento histórico de remuneraciones bajas, en menos de dos años hemos visto reducciones en productos a plazo fijo por encima del 500%, pero, más aún, nos hemos enfrentado a lo que parecía impensable hace tan sólo dos años la cercanía cada vez mayor con la remuneración al 0% e incluso en algunos productos ante la rentabilidad negativa.

Pero, por otro lado, no es menos cierto que tanto los tipos de interés en un mínimo histórico como un proceso de desinflación qué, por ejemplo, vuelve a colocar la deflación en la euro zona en el 0% generar una suerte de paradoja ya que, si damos por bueno el éxito de un producto de ahorro batiendo precisamente a la inflación y teniendo en cuenta los tipos de interés, difícilmente vamos a encontrar en la última década mayor distancia a favor de la rentabilidad de los depósitos que en la actualidad.

Esto hace que para el ahorrador la decisión no sea sencilla, por un lado se encuentra con un producto que desde un punto de vista táctico rinde mucho menos que hace tan sólo dos o tres años, pero, por otro lado, sigue tratándose de un producto con un elevado nivel de garantía y que en competición con la inflación parece que no se mueve del todo mal.

¿Y las otras opciones?

Desde el punto de vista del ahorro garantizado no hay mayores diferencias o por lo menos no hay grandes brechas en relación a los depósitos. A pesar del aparente resurgimiento de las súper cuentas remuneradas a cargo de entidades como Santander, las rentabilidades condicionadas de estos productos no son a largo plazo rival para depósitos sobre todo si esto se orienta a cantidades medias y elevadas.

Por otro lado los fondos de inversión garantizados aunque han evolucionado de manera relativamente positiva tampoco están ofreciendo productos explosivos que justifiquen grandes movimientos para el usuario. Algo similar ocurre con los planes de pensiones aunque, en este caso, como siempre supeditado al hecho de tener planes o no suscritos ya que no tenerlos abre una puerta interesante sobre todo para quien tiene aún larga distancia el tiempo con la jubilación.

'

¿Y arriesgar?

Esta es realmente la pregunta del millón, la que el usuario cansado de depósitos debiera hacerse ya que los movimientos dentro del ahorro garantizado, como hemos visto, no son tan amplios y sobre todo no son tan diferenciadores como para justificar cambios drásticos.

Sin embargo, aunque durante el año la renta variable se ha comportado bien, los movimientos del mercado han metido el miedo en el cuerpo a un gran número de ahorradores que animados por dos años casi continuados de buenos resultados en la renta variable se lanzaban de cabeza fondos de inversión mixtos e incluso a renta variable total.

Desafortunadamente no hay una respuesta universal a la pregunta que encabeza este artículo. Va a depender fundamentalmente del nivel de riesgo que usted como usuario desee asumir, probablemente en esta línea lo más atractivo vuelva a ser, para lo que resta de año, apostar por fondos mixtos donde se gradúe la intensidad del riesgo en función del perfil del ahorrador, pero, siempre sabiendo que se asume que se cierto nivel de peligro sobre nuestro capital aportado.

Fotografía: Skitterphoto Pixabay.com

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Los comentarios están cerrados.