Escalas Salariales 2020

Finanzas -

Quizá se haya escuchado el concepto de escalas salariales. No es otra cosa que la estructura de los salarios según grados. Pero ¿cómo se definen estos grados? ¿Para qué sirven? ¿Cuál es el promedio de la escala salarial? ¿Qué beneficios e inconvenientes tienen las escalas salariales? ¿Cuáles son las perspectivas de los salarios. Todo esto y más es lo que hoy vamos a tratar en el blog de Opcionis: Las Escalas Salariales 2020.

¿Qué son las escalas salariales?

Las escalas salariales son una estructura de pagos por grados, en los cuales los trabajadores con menor antigüedad o con un nivel educativo y experiencia relativos a su puesto de trabajo más bajo se sitúan en la parte más baja. De este modo los salarios suben progresivamente en función de la complejidad y responsabilidad del puesto ocupado.

¿Para qué sirven las escalas salariales?

Están diseñadas para facilitar la administración salarial en las empresas, organizaciones e instituciones que tienen personal contratado. Así pues, son un instrumento para mantener una equidad salarial respecto al puesto desarrollado por un trabajador.

Pueden ser concebidas como indicadores de salario en relación a un determinado puesto de trabajo que se ocupa. Según su complejidad, responsabilidad, etc. También son útiles para la comparación entre distintos sectores de trabajo.

¿Cuál es la perspectiva de los salarios en España?

En España se fijan según los convenios entre patronal y sindicatos de cada sector y puesto que la economía española ha sufrido un lento repunte es posible que comiencen a subir para este 2019. De momento para ello se hace necesario un catalizador.

Dicho catalizador viene dado por una reciente declaración del Ministerio de Hacienda y Función Pública que expone la intención de realizar una subida salarial del 2% a los funcionarios públicos. Este porcentaje varía en función del puesto que se ocupe por parte del funcionario.

También ha expresado la intención de vincular las subidas salariales al PIB y no al IPC. Esta primera declaración de intenciones puede ser un comienzo para que se produzca una subida salarial común, debido a que los salarios tienden a equipararse entre los distintos sectores, manteniendo sus diferencias, lógicamente.

Sin embargo, estas medidas suelen ser lentas. No se pueden esperar resultados inmediatos y la subida en las escalas salariales pueden que no lleguen para este 2020.

Existen pruebas sólidas de una recuperación económica, sin embargo al estar todavía en su fase incipiente, la recuperación no ha llegado del todo a la economía real. Es probable, según las perspectivas de subida de los mercados financieros, que durante el 2020 se produzca un nuevo impulso que vendrá reflejado por los siguientes síntomas:

  • Subida del IPC y se aleja el fantasma de la deflación: Una prueba de que la economía comienza a moverse con soltura. El petróleo crudo puede experimentar subidas que hagan que la amenaza deflacionaria se aleje. Habrá que estar atento al IPC subyacente.
  • Como consecuencia de lo anterior el Banco Central Europeo reduce las inyecciones de liquidez a los mercados: hasta puede que se produzca un aumento en los tipos de interés. Esto es síntoma de que la economía puede comenzar a funcionar por su propio pie sin necesidad de estímulos por parte de los organismos oficiales.
  • Corrección de las cotizaciones en los mercados financieros: más concretamente, se está a la espera de un nuevo impulso del IBEX 35 (como indicador de mercado), síntoma de que la economía sigue su avance y que existe confianza en el tejido empresarial español. Sería la segunda parte del segundo impulso desde 2013, movimiento que según los expertos es el que hace que llegue el dinero a la economía real. No obstante, este nuevo impulso está por llegar todavía. Desde el mes de mayo del pasado 2017, el IBEX 35 se encuentra en plena corrección.

Tras estos duros años de crisis, una subida en las escalas salariales pueden todavía mermar el crecimiento. Puede ser un poco pronto pero sin duda en un breve período de tiempo podemos aplicar una subida general en los salarios.

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Promedio de la escala salarial

¿Tu salario es acorde a otros sueldos del mercado? ¿Te están pagando por tu trabajo por encima o por debajo de dicho promedio? Los promedios en las escalas salariales se utilizan para responder a esta pregunta. En función de cómo se sitúe el salario promedio según el grado dentro de la escala. Los promedios nos indican los salarios que hay en el mercado. Permitiendo comparar la escala salarial existente dentro de una organización con los salarios medios dentro del sector o industria en el que se desarrolla la actividad.

Lógicamente, las comparaciones deben hacerse dentro del mismo grado. Aunque también cabe la pena saber los incrementos o disminuciones existentes entre diferentes grados. En otras palabras, las variaciones existentes según el grado dentro de la escala salarial. También nos permite medir las subidas o bajadas salariales (en términos porcentuales), siendo un indicador de coyuntura económica.

En España es el Instituto Nacional de Estadística (INE), a través de la Encuesta Anual de Estructura Salarial, el organismo encargado de medir estas cuestiones.

Beneficios e inconvenientes de la escala salarial

Las escalas salariales actúan en pro de la transparencia en una relación laboral. De modo que, cuando un empleado entra en una organización empresarial conoce de antemano el salario a percibir en función de las tareas y la responsabilidad que le van a ser exigidas. Evitando de este modo el fraude. Esta quizá sea la mayor ventaja: Todo empleado conoce las expectativas.

Por otra parte, las escalas salariales son objeto de negociación colectiva, a nivel sectorial o a nivel de empresa. Los representantes de los trabajadores y las patronales mantienen un diálogo abierto para que la escala salarial sea justa y se ajuste a las necesidades reales. De modo que, responde a un pacto, y todo pacto evita el conflicto por pagar unos salarios más o menos bajos.

De cara al empresario, el que los trabajadores tengan un conocimiento exacto de cuál es la cantidad a percibir, dependiendo de su lugar dentro de la escala salarial, produce cierta calma en cuanto a evitar defraudar las expectativas del trabajador. De modo que el índice de rotación de personal dentro de la empresa se reduce.

Como todo, esto también puede ser un arma de doble filo. Al conocer de antemano lo que el trabajador va a percibir en caso de dar un salto de grado en la escala salarial, en cierto modo deja encorsetados los salarios, hasta que se produzca una revisión en la escala (y aún así, las subidas en la escala no suelen ser muy significativas). Esta quizá sea la mayor desventaja.

Los comentarios están cerrados.