¿Es momento de Invertir en Oro?

Preguntas -

La semana pasada vimos que Estados Unidos tenía problemas a la hora de concertar una solución que desembocaría en algún acuerdo de sus políticos para ampliar el techo de la deuda pública. Sin embargo, frente a todos los miedos, sus responsables están comenzando a aparecer, para dar lugar a una mejora de 4 billones de dólares en las finanzas públicas y las reformas en los programas de derecho y código tributario.

Para los inversores de oro, esto que ocurrió durante la semana pasada fue un pequeño contratiempo. Su activo brillante ha aumentado seis veces el precio en una década y superaba los 1.600 dólares la onza. ¿Qué anuncia esta escalada del oro? Más problemas podrían estar en marcha, sin duda. Muchos dicen que todavía no hemos visto lo peor.

Viéndolo de otro lado, invertir en oro, sería ahora una mala inversión. Recordemos que en el año 2001, cuando Estados Unidos ejecutó por última vez un superávit,  se vendió por apenas 300 dólares la onza ajustado a la inflación, tras un descenso de dos décadas. Desde entonces, los ataques terroristas, las guerras, el estallido de las burbujas en el mercado de valores junto al de bienes raíces han impulsado su cotización vez más arriba. Claro, no olvidemos a los fondos cotizados, que han sido de gran ayuda. Una inversión de oro requiere un poco de investigación sobre dónde comprar y cómo mantenerlo; pero cualquier persona asustada por un diagrama de la pizarra de una conspiración entre Soros, Obama y Marx simplemente puede llamar a su corredor e invertir.

Por supuesto, el aumento del precio del oro sirve como justificación para la angustia del público, y como una razón para comprar más oro.

Pero consideremos por un momento algunas cosas que podrían salir mal. Puede que no haya una inflación galopante, por ejemplo. El exceso del Gobierno, de los cuales ha habido mucho, se supone que conducen a la impresión de dinero y precios más altos. Los precios al consumidor cayeron el mes pasado, sin embargo. Son un 3,6% más alto que hace un año, pero sólo porque los precios de la energía han subido 20%, que han comenzado a descender.

En segundo lugar, el oro puede llegar a ser una pésima cobertura contra la inflación. La inflación resulta en un aumento en el precio de los bienes de consumo masivo y cotidiano, después de todo, una forma común de luchar contra ella es ser dueño de estos bienes. El oro no tiene el mismo valor práctico como el aceite, el maíz, el cobre y el acero.

Como bien conocemos, su conexión histórica con la riqueza proviene sólo de un puñado de características químicas que lo hacían ideal para el trabajo de dar forma a las monedas con la mano mucho antes de la edad de las máquinas acuñadoras y los bancos centrales. Ningún país utiliza el oro como dinero hoy o tiene planes de hacerlo.

En tercer lugar, Estados Unidos no podría ir a la quiebra. La deuda no llegará a niveles récord en porcentaje de la economía o PIB hasta el año 2025, como la hipótesis más pesimista, y los EE.UU. gasta mucho más que sus pares ricos en categorías como salud y defensa, lo que sugiere que puede ahorrar mucho con poco dolor.

No hay forma ni fórmula matemática para demostrar que el oro es caro. Las empresas tienen flujos de efectivo, los bienes raíces tienen un alquiler y las máquinas tienen una utilidad, pero el oro sólo tiene su brillo. Sin embargo aún tenemos algunas cuestiones de las que preocuparnos. En primer lugar, los fondos que cotizan en bolsa han acumulado aproximadamente la misma cantidad del metal que se puede extraer en un año, dejando una gran oferta disponible para la venta rápida. En segundo lugar, los precios de las acciones las compañías productoras tienen notables retrasos con respecto a la cotización del oro. Las mineras son cada vez menos atractivas para los aficionados al oro.

¿Hasta donde puede llegar el oro si Estados Unidos cae? No lo sabremos por ahora, pero desde ya que para mí 1.600 por onza no es una burbuja aunque no tardará en bajar a precios más razonables.

Los comentarios están cerrados.