Depósitos a tipo variable ¿opción para todos?

Informes -

Los depósitos a tipo fijo son junto a las cuentas remuneradas dos de las opciones de ahorro más conservadoras, y tal vez sean las ofertas más comunes a las que un usuario medio accede.

Sin embargo, quienes gustan de la especulación, pueden adentrarse en el mundo de las inversiones a través de la bolsa o los fondos de inversión. Estas propuestas, requieren de un conocimiento más amplio del mercado y de un asesoramiento más específico.

Un punto medio para quienes prefieren jugar con rentabilidades mayores a los tipos medios, pero que exigen un riesgo mayor, son los depósitos que ofrecen un tipo de interés variable, y las propuestas em la actualidad son varias.

En primer lugar debemos decir que estas imposiciones no nos aseguran una rentabilidad a vencimiento, ya que dependerá del índice al cual esté referenciado el producto. Por lo general, las entidades financieras ofrecen depósitos combinados, es decir, una parte con rentabilidad fija, y otra vinculada al comportamiento de los mercados.

Generalmente la primera porción del producto aplica un tipo de interés muy atractivo para el plazo en que se suele comercializar. Si el promedio de los depósitos a 12 meses es del 3%, nos ofrecen un 4% o más, aunque debemos comprender que sólo aplicará para una parte de la inversión.

El depósito referenciado a un índice (deberá estar estipulado en su contrato) conformará la porción variable. La estrategia de la banca es “vendernos” una rentabilidad, por ejemplo del 12%. Sin embargo debemos aclarar que aquí recibiremos finalmente en función a las variaciones del mercado.

Estos depósitos suelen publicar una TAE mínima y una máxima, y nos proponen diferentes escenarios. Por ejemplo si una cesta de acciones se revaloriza un 10% recibiremos un determinado tipo de interés, si lo hace por sobre ese porcentaje un 15%, etc. 

Entonces, ¿donde radica el riesgo? En que si no se cumple alguna de las condiciones estipuladas, no recibiremos remuneración por la parte que corresponde al depósito a tipo variable, y sólo recuperaremos el capital invertido.

Las propuestas actuales suelen referenciar a índices como el Euribor, la bolsa española (Ibex-35) u otros mercados como el Dow Jones o el Euroxtoxx. También, las entidades han comenzado a ofrecer depósitos vinculados a las materias primas o al comportamiento de otras divisas.

En cuanto al plazo, generalmente superan el año y los importes requieren que su distribución equitativa entre la porción fija y la variable.

En fin, estos depósitos son cada vez más frecuentes, pero los riesgos continúan siendo los mismos, ya que le incertidumbre de los mercados, y la escasa información con que cuentan los clientes medios, atentan contra la toma de decisiones correctas.

Si desea conocer más sobre depósitos, consultar a los especialistas y realizar cálculos de cuanto cobrará por este tipo de productos, puede conocer cuanto recibirá de intereses en depositos.

  • depositos

    si pueden ser en verdad una opción variable, me parece que mucha gente se puede inscribir a ellos con unas ventajas nunca antes vistas; sí…