¿Debemos pagar deudas?

Preguntas -

Es casi imposible estar ajenos a los anuncios de nuestros bancos y consejos de “expertos” sobre lo bueno del pago de deudas. Sin embargo, ¿es saldar una deuda la opción correcta?

Ni una sola vez alguien ha oído que no debe pagar lo que adeuda a los prestamistas. Ahora tampoco va a ser la primera vez, pero trataremos de dar un vistazo a cómo salir de deudas lo más económicamente posible.

La liquidación es el proceso de pago de algunos, pero no de todos, de lo que se debe ya sea a un acreedor o cobrador. Una vez que la deuda se ha resuelto se dice que no debe nada más sobre esa obligación en particular. La opción de pago no es la única, pero se ha convertido en una forma más común de las deudas de extinción en los últimos años, gracias a la publicidad agresiva.

Nos vemos azotados por agencias de crédito que consideran graves incumplimientos al no pago de la deuda, y se apoyan en otros sistemas de puntuación de crédito para que no podamos seguir tomando dinero prestado. Eso significa que, a mayor impago, se verá el resultado en calificaciones de crédito más bajas, aunque la mayoría de los consumidores que tienen que pagar las deudas ya están atrasados ​​en sus pagos por lo que el daño no es tan profundo, al no pagar, como se podría pensar.

¿Cuándo pagar es una elección inteligente?

Tenga en cuenta que, existen muchos acreedores que nunca más harían negocios con nosotros si:

  • No pagáramos una deuda contraída con ellos
  • Caemos en quiebra teniendo una deuda en su favor

Si bien las perspectivas a futuro de no poder hacer negocios con un puñado de prestamistas puede que no nos modifique tanto nuestra decisión, por lo menos deberíamos considerarlo.

¿Cuando pagar es una mala elección?

Esta es más simple, dado que ir a liquidación por medio de una compañía gestora es casi siempre una mala idea. Muchos de ellas son estafadores y muchas veces no son honestas sobre el impacto pleno y verdadero de sus servicios en nuestro crédito y la exposición a las demandas legales de los acreedores. La transparencia y la divulgación plena y completa, en realidad, la falta de esto hace que existan enormes problemas en la industria de liquidación de deudas.

Debemos saber que está a nuestro alcance hacer todo lo que una agencia de pagos puede hacer por nosotros y ahorrarnos esa tarifa considerable que nos cobran por el servicio. Asimismo, sepa que pocos son los prestamistas que aceptan trabajar con este tipo de compañías.

Seamos sinceros, a veces, la bancarrota es una opción mejor que la de liquidación, especialmente si estamos desempleados y no podemos conseguir el dinero suficiente para hacer ofertas de liquidación, aunque sean modestas. Es una forma reconocida y legal para protegerse de los acreedores. Y si bien no siempre es la peor opción, probablemente debería ser el último lugar donde querríamos llegar.

Los comentarios están cerrados.