Anular correctamente una tarjeta de crédito

Tarjetas -

¿Quieres anular una tarjeta de crédito? Como usuarios de productos financieros solemos prestar mucha atención en los momentos de contratación de estos productos, sin embargo, curiosamente, no prestamos la misma atención a la hora de su cancelación, algo sin duda importante y que siempre debiéramos realizar correctamente. En este caso vamos a repasar el camino a seguir para una correcta anulación de las tarjetas de crédito.

Cómo anular una tarjeta de credito

Cuidado, no se trata de un tema menor, la diferencia entre cerrar de manera correcta un producto financiero y no hacerlo, puede suponer, por ejemplo, deudas añadidas en el futuro, entradas y registros de morosidad, y en general sorpresas desagradables que se pueden evitar simplemente siguiendo el cauce normal de anulación de estos productos.

En este post te mostramos las comisiones más habituales de las tarjetas de crédito.

Es necesario dejarlo todos los cabos bien atados a la hora de contratar y sobre todo extinguir un contrato de algún producto financiero.

¿Anular la tarjeta de crédito?

No hay un solo motivo para la anulación de una tarjeta, desde luego desde las anulaciones provocadas por pérdida o robo, hasta simplemente el deseo del usuario de cambiar de producto, todas las opciones se encuentran justificadas y son posibles de realizar, aunque con matices.

Es muy importante siempre tener en cuenta que anular una tarjeta de crédito es un paso que se debe dar cuando hemos tomado la decisión de no utilizar más ese producto. Podemos tener la tendencia a olvidar esa tarjeta en el fondo de nuestras carteras y pensar que por no utilizarla ya hemos cancelado su función, nada más lejos de la realidad, además de que efectivamente puede seguir y seguirá generando costes, mientras no se cancela un producto este sigue vigente a ojos del banco.

La importancia que esto cobra en el caso de los productos vinculados es incluso superior, ya que, en muchos casos las tarjetas vinculadas dentro de paquetes de productos financieros no presentan coste pero siempre o en un espacio temporal concreto o a través del uso del resto de productos vinculados, con lo cual las consecuencias son aún mayores que simplemente anulando un producto individualmente.

En consecuencia el anular una tarjeta de crédito de un modo correcto es garantía para dejar de no pagar comisiones por la misma posteriormente.

Cómo anular una tarjeta de crédito

Aunque pueden existir pasos particulares, fijados por cada entidad, en general todos reproducen un mismo modelo de anulación.

Primer paso

En primer lugar, antes de realizar ninguna comunicación de anulación, lo correspondiente es la liquidación de los saldos deudores de la tarjeta antes de su anulación, da igual el importe de estos saldos deudores ya que, no se podrá realizar la cancelación si existen. Y por supuesto, en caso de un mal cierre estos importes deudores supondrán acciones por parte del banco para su recuperación, con las correspondientes cargas de comisiones deudoras, etcétera.

En este artículo te mostramos las diferencias entre las tarjetas de crédito y las de débito

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Tras lo anterior, y por supuesto tras haber dejado de utilizar el producto, llega el momento de comunicar a la entidad la intención de anulación de la tarjeta. Esta notificación se puede realizar de diferentes modos, pero, es evidente que lo recomendable es hacerlo en primer lugar de manera verbal y posteriormente siguiendo los pasos que la propia entidad nos recomiende, en cualquier caso buscamos poseer un comprobante de la operación de cancelación que nos proporcione la entidad financiera.

La importancia del contrato

Cuando se contrata una tarjeta de crédito suele mediar un contrato. En el mismo contrato vienen especificadas las condiciones y pasos necesarios para su extinción. Es decir, la anulación de la tarjeta de crédito únicamente es la extinción del contrato que se suscribió en su día. De ahí la importancia de leer y guardar el contrato. Lo que no se entienda siempre se puede preguntar a la entidad financiera.

Comprobación como último paso

Posteriormente será ya sólo cuestión de comprobar la anulación correcta del producto y la desaparición de sus operativas en nuestras cuentas bancarias.Se trata de pasos sencillos generalmente pero que marcan la diferencia entre cerrar correctamente un producto financiero y no hacerlo con las consecuencias que esto puede traer consigo.

Es recomendable tener por escrito una solicitud de extinción del contrato, o anulación de la tarjeta de crédito, sellado y firmado por la entidad. Esto servirá como prueba a la hora de solventar cualquier controversia que pueda surgir.

¿Deberías cancelar tu tarjeta de crédito?

No obstante, antes de cancelar tu tarjeta de crédito deberías preguntarte si realmente necesitas hacerlo o, por el contrario, no sería mejor guardarla ni usar para cuando sea necesario. Al fin y al cabo, tener una línea de crédito disponible en una tarjeta sin saldo pendiente siempre ayuda puede  útil en caso de emergencia.

Sin embargo, hay dos situaciones en las que es mejor cancelar una tarjeta de crédito:

  1. Cuando no puedes controlar tus gastos y necesitas eliminar la tentación.
  2. Cuando pagas una tarifa anual por la tarjeta y realmente no la usas.

En estos casos, tiene sentido cancelar las tarjetas, ya que están costando dinero innecesariamente.

También te interesará saber:

Los comentarios están cerrados.