Alquiler con opción a compra: Cómo funciona y requisitos

Negocios -

En el artículo siguiente que exponemos en Opcionis veremos cómo funciona el alquiler con opción a compra, cuáles son sus principales ventajas y los inconvenientes que tiene este modelo de adquisición de bienes.

Cómo funciona el alquiler con opción a compra

Es un modelo de contratación que contiene dos subcontratos. Por lo tanto podremos considerar al alquiler con opción a compra como un contrato mixto.

El contrato en sí mismo es el correspondiente a un arrendamiento. Sin embargo incluye una cláusula en la cuál el arrendatario tiene un derecho (que no la obligación) de comprar el bien arrendado. El propio arrendatario puede decidir si ejerce o no ejerce el derecho de compra cuando llegue el plazo estipulado en el propio contrato.

Al momento de comprar el bien, en caso de ejercer la opción a compra, se descontarán de su precio las cantidades entregadas en concepto de alquiler. Es decir, mediante el arrendamiento se está financiando una compra. Sin embargo, la propiedad pertenece al arrendador debido a que no se ha ejecutado la compra todavía.

Es una forma de financiación. Muy utilizada para bienes como viviendas, vehículos, etc..

Beneficios del alquiler con opción a compra

El contrato de alquiler con opción a compra puede beneficiar a ambas partes, tanto al arrendador como al arrendatario (futuros compradores y vendedores respectivamente). Las ventajas principales serían las siguientes:

  • Es una opción interesante para aquellos que deseen financiar un bien del cual no pueden ser propietarios por motivos económicos. A su vez, permite la venta de estos bienes y el tráfico mercantil de los mismos. Sobre todo para el caso de las viviendas y automóviles.
  • El precio de la compra del bien y el plazo para ejercer la opción de la misma queda estipulado de antemano en el correspondiente contrato. De esta forma queda asegurado el precio ante las correspondientes fluctuaciones del mercado. Pudiendo beneficiar a sólo una de las partes del contrato. Aunque ambas quedan cubiertas ante el riesgo.
  • Existe un derecho preferente para el comprador a la hora de adquirir el bien. Puede o no puede ejercer la opción a la compra, pero sin duda tiene tiempo para pensar si le interesa el bien o no, puesto que dispone de este derecho de opción. Puede ir ahorrando para hacerse cargo del precio en la hora de la compra.
  • Es útil para asegurarse que el bien cumple las expectativas del arrendatario (posible comprador) antes de hacerse con él definitivamente. Durante la vigencia del contrato y hasta el plazo para decidir si compra el bien o no, el arrendatario tiene tiempo de conocer bien las características del bien y tomar una decisión de compra mejor informada.

Problemas del alquiler con opción a compra

En cuanto a los problemas existentes, puede ser que a la hora de ejecutar la opción de compra el bien no interese al arrendatario, o no disponga de capital ni modo de financiación para adquirirlo. Tal situación lleva a perder una prima que se paga en el contrato por tener derecho a la opción de compra.

En caso de que el bien se deprecie, el arrendatario no puede renegociar el precio del mismo. Adquiriendo de este modo un bien cuyo precio de mercado es inferior y en caso contrario perdería la correspondiente prima antes citada.

También te puede interesar:

Ayudas al alquiler: Declaración de la Renta 2018 para el inquilino

Los comentarios están cerrados.