Alquiler social: como funciona, requisitos, ventajas e inconvenientes

Noticias -

Hoy en Opcionis veremos todo lo relativo al alquiler social, cómo funciona, requisitos, ventajas e inconvenientes.

Qué es el alquiler social y cómo funciona

Es una posibilidad de de tener un piso de alquiler a todas aquellas familias que hayan sido desahuciadas de su vivienda. Los pisos son ofrecidos por las entidades bancarias, las cuales tienen una gran parte de estos activos en sus balances y no les dan utilización.

Estas familias, en grave riesgo de exclusión social por no tener opción a una vivienda, tienen una serie de descuentos y facilidades en el pago de este alquiler. Para poder optar a esta medida se deben cumplir una serie de requisitos que veremos a continuación.

Por lo pronto, tan sólo nos resta decir que aunque esta medida no soluciona el problema de los desahucios, constituye una buena medida para aquellas personas que tienen unos mínimos ingresos y no pueden permitirse acceder a algo tan básico como es la vivienda. En sus condiciones no pueden permitirse pagar un hipoteca ni un alquiler corriente, pero este tipo de alquiler tiene una serie de ventajas económicas para poder darles acceso al mismo.

La duración del alquiler social está fijada en dos años y presenta unos precios variables entre los 150 y los 400 euros. Estableciendo un límite máximo correspondiente al 30% del los ingresos de la familia que lo precisa.

Requisitos del alquiler social

Los requisitos concretos para acceder al alquiler social son los siguientes:

  • Debe haberse producido un desahucio debido a un impago de la hipoteca. La entidad financiera demandante y a la cual se le adeudan las cantidades es la encargada de ofrecer dicha vivienda.
  • Los ingresos que se perciban no pueden estar por encima de tres veces el IPREM.
  • No es posible solicitar el alquiler social siendo propietario de alguna otra vivienda.
  • Debe tratarse de una familia con hijos menores. Si la familia es monoparental debe tener al menos dos hijos a su cargo, o bien con alguna discapacidad; víctimas de violencia de género; personas en situación de dependencia; personas con más de 60 años; o algún otro caso de vulnerabilidad.

Beneficios del alquiler social

Tal y como se ha comentado en una sección anterior, los beneficios son a favor de aquellas personas que por perder su vivienda y no disponer de ingresos suficientes para acceder a otra se encuentran al límite de la exclusión social.

Sin embargo, los beneficios van mucho más allá. Se trata de una medida que afecta a toda la sociedad, puesto que se reduce de este modo el índice de indigencia y permite a las personas el disponer de otra oportunidad.

Problemas del alquiler social

El problema de fondo es que el no llega a solucionar todo lo relativo a los desahucios y no trata el asunto desde su raíz. Simplemente es una medida para no incrementar la pobreza (que no es poco), esta medida debe estar apoyada por una serie de iniciativas en el sentido de frenar los desahucios.

Más allá de esto, el único problema puede suponer para las entidades de crédito que deben poner los activos inmobiliarios a disposición de la sociedad. Pero en cierto modo ellos deben colaborar con el bienestar social y tienen una fuerte responsabilidad en estos asuntos. Sin contar con que tienen un amplio stock y no les debe suponer apenas molestias.

También te puede interesar:

Ayudas al alquiler: Declaración de la Renta 2018 para el inquilino

google_ad_client = 'ca-pub-7281555672476976';google_ad_slot = '2672799686';google_ad_width = 336;google_ad_height = 280;

Los comentarios están cerrados.