Proveedor Tarjeta Cuota 1º año Red de cajeros Mantenimiento anual Comparar ayuda-comparar información
Proveedor
Mastercard extra 20,00 € Euro 6000 No especificado + Info
Proveedor
Mastercard Caritas Gratis Euro 6000 card No especificado + Info
Proveedor
Tarjeta electron 25,00 € Servired No especificado + Info
Proveedor
Tarjeta electron joven-in No especificado Servired No especificado + Info
Proveedor
Gazte txartela No especificado Euro 6000 No especificado + Info
Proveedor
Tarjeta mariscal Gratis Visa No especificado + Info
Proveedor
Tarjeta solidaria No especificado Visa No especificado + Info
Proveedor
Tarjeta Visa Electron a debito 0,00 € Servired No especificado + Info
Proveedor
Tarjeta Mastercard No especificado Mastercard No especificado + Info
Proveedor
Tarjeta Kat Gratis Servired No especificado + Info

Más información sobre: Tarjetas de débito

Esta es la categoría de tarjetas de débito que son aquellas tarjetas con las que podemos comprar sin la necesidad de llevar encima dinero en efectivo pero que no dan crédito sino que deben contar con dinero depositado en el banco para que tengan el saldo suficiente a la hora de comprar con ellas.

Tarjetas de débito

Tener una tarjeta de débito es algo habitual si tenemos contratado cualquier producto o cuenta bancaria. Cuando abrimos una cuenta en un banco, lo primero que nos van a ofertar es una tarjeta de débito, aunque también puede que nos ofrezcan una de crédito. La diferencia básica entre la tarjeta de débito y la de crédito es que para la primera se ha de tener dinero en la cuenta vinculada a la tarjeta mientras que con la segunda podremos comprar y gastar sin necesidad de tener dinero en la cuenta. Para entenderlo más fácilmente si tenemos 100 euros en nuestra cuenta corriente y además una tarjeta de débito no podremos sobrepasar nuestro gasto de esos 100 euros. En cambio con la de crédito podremos comprar hasta un tope de dinero ya que en cierto modo, el banco nos adelanta la cantidad. Con la tarjeta de débito podemos hacer además todo tipo de operaciones en los cajeros automáticos del banco, no sólo comprar o gastar dinero con ella. De este modo nos ahorramos el tener que utilizar las libretas de las cuentas bancarias o que tengamos que esperar en ventanilla para que nos atiendan. Como cualquier otro producto que se contrata en los bancos, las tarjetas de débito suelen tener un cargo de comisión y aunque el importe de dicho cargo dependerá de la entidad bancaria que nos oferte la tarjeta en cuestión, tenemos que decir que la media anual de coste para una tarjeta que sea de débito suele estar entre los 15 y los 30 euros. Por ello tenemos que fijarnos muy bien en el uso que le vamos a dar a la tarjeta, y que puede servirnos también además para nuestras compras online, ya que a veces nos encontramos que tenemos dos y hasta tres tarjetas con sus correspondientes cargos y comisiones. Será mejor tener sólo una aunque hayamos contratado varias cuentas en distintas entidades. Daros cuenta que muchas veces los bancos hacen promociones o nos regalan la tarjeta de débito durante un año, pero luego llega el mantenimiento de esta, el que tengamos que pagar si la perdemos (y por hacer un duplicado) o el que no la hagamos servir nada más que una vez al año (por ejemplo en rebajas o cuando es navidad). Aquella cuenta en la que guardes lo que vas ahorrando o la que tienes destinada para gastos, será la más adecuada para que de ella saques una tarjeta de débito y así sólo tendrás el gasto de una única tarjeta.