Qué es un autónomo dependiente y requisitos

¿Qué es un autónomo dependiente?

Un trabajador autónomo que es económicamente dependiente (también llamado TRADE) es todo aquel que sus ventas dependen de un solo cliente en al menos un 75%. Dicho de otro modo, que al menos el 75% de su actividad profesional es para un solo cliente. Esta figura fue aprobada en el Estatuto del Trabajo.

Esta modalidad de trabajador autónomo tiene un contrato específico. Es una figura con muchas controversias debido a la proliferación de contratación mercantil por parte de las empresas para de esta forma prescindir de un contrato laboral propiamente dicho. Con esta fórmula la empresa se ahorra el coste de los seguros sociales y contrata a un trabajador autónomo bajo la modalidad de contrato mercantil.

En vista al crecimiento de estos “falsos autónomos” las asociaciones de estos colectivos han venido reclamando la inclusión de esta figura de autónomo dependiente en el régimen general de trabajadores.

Requisitos para ser autónomo dependiente

En principio se debe estar dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y facturar al menos un 75% del total a un solo cliente. Sólo así se puede obtener la condición de Autónomo Dependiente.

El segundo paso es comunicar al cliente cual es la situación y que es obligatorio formalizar un contrato por escrito. El cliente puede solicitar que se acredite la condición de autónomo dependiente, en cualquier momento de la relación contractual. Esto es sencillo, simplemente con una Declaración de la Renta es posible justificar la situación.

El contrato, una vez formalizado, debe ser registrado en la oficina de Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), de esta forma se incorpora obligatoriamente al contrato la cotización por accidentes laborales y enfermedades profesionales. Estas contingencias se deben contratar con una Mutua.

Para poder adquirir esta condición, el trabajador autónomo debe tener una infraestructura y capacidad organizativa propia e independiente de la del cliente. En caso contrario no puede considerarse que se trata de un trabajador autónomo.

Es importante que esta condición de autónomo dependiente impide el tener a cargo a trabajadores por parte del autónomo ni tampoco subcontratar, ni todo, ni una parte del trabajo que se realice para la empresa cliente.

En cuanto al contrato

El contrato tendrá una duración acorde a lo que las partes acuerden. Pudiendo de este modo ser una fecha determinada o bien la finalización de una obra o servicio concreto con autonomía y sustantividad propia. Si no se fijase esta fecha de duración, se presumirá que el contrato se ha pactado durante un tiempo indefinido salvo prueba en contrario.

El contrato se puede extinguir por mutuo acuerdo entre las partes o por las causas establecidas en el propio contrato. También para los casos generales previstos, como la muerte o jubilación del profesional, invalidez, etc.

El autónomo dependiente tiene facultad para resolver el contrato cuando haya un incumplimiento grave del mismo por parte del cliente. Aunque también existen interrupciones al contrato en casos justificados de suspensión de la actividad profesional.

También te puede interesar: