Comunidad de Bienes — GUÍA COMPLETA 2017

Fiscalidad -

En Opcionis queremos que no te falte información de ningún tipo, y lo que trataremos en este artículo es todo lo referente a la Comunidad de Bienes, tanto su definición, como características y demás aspectos importantes, como cómo poner en marcha una Comunidad de Bienes, qué trámites deberemos seguir tanto para su constitución como para su disolución, así como cuáles son las ventajas y los inconvenientes que nos encontramos cuando decidimos establecer una Comunidad de Bienes.

definicion_comunidad_de_bienes

¿Qué es la Comunidad de Bienes?

Una Comunidad de Bienes es una asociación de varias personas que tienen una cosa (o derecho) en común y por la que obtienen un rendimiento lucrativo (o con el fin de serlo) derivado de una actividad empresarial nacida de esta comunión.

Algunos de los ejemplos de una Comunidad de Bienes que nos encontramos cuando tratamos temas relacionados con la CB podrían ser, entre otros, la adquisición de una herramienta de trabajo, el alquiler de un local para el establecimiento de una actividad profesional o una página web. Todas estas situaciones pueden favorecer la aparición de una nueva Comunidad de bienes.

Características para la creación de una Comunidad de Bienes

Aunque os vaya a explicar en profundidad cada una de las características principales de la creación de una Comunidad de Bienes (o CB), quiero dar un breve repaso por todas ellas para que las tengáis claras antes de meternos de lleno en sus particularidades y razonamientos.

Comenzamos con lo más importante, y es que Código Civil y Código de Comercio serán las vías por las que nacerá y se desarrollará una Comunidad de Bienes, un concepto de asociación formada por dos o más comuneros cuya responsabilidad fiscal es personal e ilimitada.

Más adelante explicaremos qué implica que la responsabilidad de los miembros de la Comunidad se extienda al patrimonio personal de cada uno de los comuneros, pero a grandes rasgos debéis saber que, en caso de incumplimiento con las deudas contraídas por parte de la Comunidad de Bienes, son los activos de los comuneros en su ámbito personal los que servirán para cubrir tales pagos.

Normativa vigente

La normativa vigente aplicable a la Comunidad de Bienes está formada por dos fuentes: en cuestiones de derechos y obligaciones, la Comunidad se regirá por lo dispuesto en el Código Civil de la Comunidad de Bienes; y en lo referente a cuestiones mercantiles, atenderá a lo registrado en el Código de Comercio.

comunidad-de-bienes-normativa

Socios necesarios y derechos y obligaciones de los mismos

Según los artículos 392, 394 y 395 del Código Civil de la Comunidad de Bienes a los que os remito, cada comunero podrá tener derecho de uso sobre aquello que tengan en común todos los miembros de la Comunidad, siempre y cuando esto no implique la merma del derecho o perjuicio sobre tales bienes para el resto de comuneros.

Hay que tener en cuenta que, tanto derechos como obligaciones, serán aplicados de forma proporcional a la participación de los comuneros en la Comunidad de Bienes en calidad de cuotas.

Siguiendo esta línea, dado que todos tienen acceso a la cosa en común, cualquiera de ellos puede exigir que todos corran con los gastos que la cosa ocasione. No obstante, pese a que existan obligaciones y derechos comunes frente a la cosa común, cada uno de los comuneros será consecuente de sus actos de forma individual y sin que éstos impliquen repercusiones para el resto de comuneros. Dado esto último, no se considera que la Comunidad de Bienes posea personalidad jurídica propia.

En cuanto al número de socios necesarios es importante saber que no existe un número máximo, pero se debe aplicar la lógica en cuanto al mínimo. Es decir, dado que existe una cosa común, no puede existir ese concepto (“común”) sin la presencia de más de una persona, pues lo consideraríamos propiedad y no comunidad. Por tanto, el número mínimo de socios para constituir una Comunidad de Bienes es dos.

Responsabilidad de la Comunidad

Dentro de la Comunidad de Bienes existe un concepto muy oportuno: la mancomunidad. Una mancomunidad implica que la Comunidad está compuesta por un número de comuneros que poseen una cosa en común (os remito a la definición de Comunidad de Bienes), lo que significa que, dado que dentro de esta asociación, la responsabilidad es personal e ilimitada, nos encontraremos ante tantas deudas como comuneros participen.

comunidad-de-bienes-responsabilidad

Recuerda que hemos indicado justo en el apartado anterior que cada comunero corre por su cuenta y gasto con el cumplimiento o incumplimiento de sus obligaciones dentro de la Comunidad.

Sin embargo, ante deudas de la Comunidad, es ésta quien responde en primer lugar, aunque después se pueda exigir el pago de la deuda a los socios. Es decir, frente a acreedores, existe la figura de la Comunidad, pero una vez dentro de ella, cada uno de los comuneros es individual, y por tanto, se les puede reclamar que cumplan con sus obligaciones (art. 395 del Código Civil de la CB).

Capital necesario para su creación

En realidad, no existe un valor mínimo para constituir una Comunidad de Bienes, pues ésta puede ser creada por la vía legal con tan solo la aportación de la cosa en común (en lo referente al capital, insisto). Sin embargo, debe existir ese capital social, ya sea monetario o de bienes, que pertenezca a la figura societaria (esto es, la Comunidad de Bienes).

Obligaciones fiscales y tributación de una comunidad de bienes

Vamos a partir de la piedra angular de la Comunidad de Bienes, que no es otra que el carecer de personalidad jurídica propia. Ya que no nos encontramos frente a una sociedad mercantil, la Comunidad posee normas fiscales específicas. Es decir, los comuneros tributarán sus ingresos por medio del IRPF individual de cada uno de ellos, por lo que no se considerarán sujeto pasivo del Impuesto sobre Sociedades (IS de ahora en adelante).

Impuesto de Actividades Económicas

Debido a que la Comunidad de Bienes es considerada una unidad, será competencia de ésta, que no de los comuneros, cumplir con el impuesto al llevar a cabo actividades económicas, ya sean de carácter profesional, industrial o comercial.

Fiscalidad respecto al IRPF

comunidad-de-bienes-irpf

En este apartado, hay que tener en cuenta una vez más que, al tratarse de una Comunidad sin personalidad jurídica propia y que por esto mismo no sea aplicable el IS, los rendimientos obtenidos por la Comunidad de Bienes deben ser tributados por cada uno de los comuneros en la proporción que les corresponda a cada uno de ellos.

No obstante, no será competencia exclusiva de los comuneros la de entregar la documentación pertinente, pues cada parte miembro de esta asociación por bienes comunes (comuneros y Comunidad) tendrá unas obligaciones establecidas. A saber:

  • Comuneros:
    • Trimestralmente: deberán presentar el modelo 130 o 131, donde quedarán especificados tanto gastos como ingresos de la Comunidad, siempre en base a su parte correspondiente.
  • Comunidad:
    • La Comunidad presentará los modelos 111 y 115 para practicar la retención de los ingresos obtenidos.
    • En febrero: presentará, además, el modelo 184 de la Comunidad de Bienes. Este modelo consiste en una declaración informativa que recoge, entre otros datos, dos aspectos importantes para la Comunidad de Bienes en el año anterior, como son la identificación de los comuneros y el importe que se ha imputado a cada uno de ellos por la obtención de sus ingresos.
    • Cuando en una Comunidad de Bienes se den socios capitalistas (socios que aportan capital sin aportar trabajo), será asunto de la Comunidad cumplir con las obligaciones tributarias, presentando el modelo 123.
    • Anualmente: del mismo modo, deberá aportar el modelo 193 (cuando se den socios capitalistas), así como una declaración informativa anual por retenciones practicadas a través de los modelos 180 y 190.

Fiscalidad respecto al IVA

La Comunidad de Bienes deberá presentar la liquidación pertinente del IVA repercutido y soportado, así como las declaraciones informativas necesarias. Por tanto, la Comunidad de Bienes sí está sujeta al Impuesto del Valor Añadido.

Contabilidad, ¿qué hay que presentar?

comunidad-de-bienes-contabilidad

Al margen de la forma de tributar, es la Comunidad quien deberá llevar las riendas de la contabilidad de esta asociación por bienes. Por tanto, será ésta quien emita las facturas oportunas, quien lleve el libro donde quedarán registradas todas las facturas, quien se encargue de la cuenta de gastos e ingresos y quien recogerá cuál es la participación de cada comunero dentro de la Comunidad. Del mismo modo, serán los datos de la Comunidad de Bienes los que aparezcan en las facturas deducibles.

Como vemos, la contabilidad de la Comunidad de Bienes es competencia de la Comunidad y no de los comuneros.

Novedades fiscales de las comunidades de bienes en 2017

Si barajamos todas las posibilidades o “instrucciones” que se han dado acerca de la fiscalidad de la Comunidad de Bienes desde que se indicó en 2014 que tales comunidades deberían tributar por el IS pasados dos años, podemos considerar que el asunto ha tenido algún que otro altibajo.

Unas veces se especificaba que toda asociación mercantil se convertiría en sujeto pasivo del Impuesto sobre Sociedades, y otras, que tan solo lo serían aquellas asociaciones cuyo fin fuera la obtención de «ganancias y lucros comunes». Sin embargo, tras la controversia originada por estas medidas que mucho podrían embrollar la economía de muchos pequeños negocios (los afectados de forma directa), al final la Agencia Tributaria ha decidido dejar a las Comunidades de Bienes tal y como están.

Ahora bien, que la información no os confunda: esta medida será aplicada (o mantenida, en su caso) a aquellas comunidades de bienes constituidas a partir de 2016, de igual forma que para aquellas que ya lo eran antes de la conclusión de mantener la tributación por IRPF de los rendimientos de la Comunidad de Bienes.

Por lo que puede decirse que la novedad en el frente es que no hay novedades.

Proceso de constitución

Pasamos ahora a explicaros cómo constituir o crear una Comunidad de Bienes. A la hora de constituir la CB, deberemos tener en cuenta una serie de aspectos que comienzan por la solicitud del Número de Identificación Fiscal, también conocido como NIF, en la Agencia Tributaria (AEAT).

comunidad-de-bienes-constitucion

Tras esto, realizaremos el alta en el Censo de empresarios por medio del impreso 036. En él deberemos señalar la casilla 111 (la 601 si los comuneros se ven obligados a realizar pagos fraccionados de IRPF por pertenecer a una Entidad de Atribución de Rentas). También procederemos a darnos de alta en el Impuesto de Actividades Económicas, para lo cual habrá que tener en cuenta la necesidad (al menos en un principio) de registrar de forma individual cada una de las actividades a las que se atienda y los locales de los que se dispongan.

Después recurriremos a la Seguridad Social. En el caso de los socios capitalistas, éstos deberán darse de alta de forma regular en este Organismo Público, mientras que los comuneros que aporten su trabajo además del capital, deberán inscribirse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

No obstante, si ninguno de los comuneros aporta su trabajo a la Comunidad, o lo que es lo mismo, todos son socios capitalistas, deberá nombrarse a un gerente o bien dar de alta a alguno de ellos como trabajador.

Tras esto, acudiremos a un notario que verifique la firma de la escritura de la Constitución de la Sociedad y el alta en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (a presentar en las distintas Consejerías de Hacienda).

Puesta en marcha de la Comunidad

Para que la Comunidad de Bienes vea la luz, deben llevarse a cabo una serie de trámites que permitirán la puesta en marcha de la sociedad de comuneros. Comenzamos con la resolución de las licencias, continuaremos con los registros y, para acabar, con los trámites (que no son pocos).

comunidad-de-bienes-tramites-constitucion

Voy a elaborar una pequeña lista que contenga los trámites necesarios para que la Comunidad de Bienes comience a funcionar. Aunque después daré al menos unas pinceladas de cada uno de ellos, muchos ya los he mencionado en apartados anteriores, ya hemos indicado que eran necesarios y, en realidad, se trata de una sección global de todo lo que nos hará falta.

Muchas de estas acciones no tienen por qué ser llevadas a cabo por todas las comunidades de bienes, como en el caso del Registro Industrial, que solo será necesario para las empresas industriales. Otras, como en el caso del registro en la Seguridad Social, recordad que se realizará la inscripción de una u otra forma según se trate de un socio capital o un comunero trabajador.

Teniendo esto en cuenta, los trámites necesarios para la puesta en funcionamiento de la Comunidad de Bienes son los siguientes:

  • Licencia municipal de obras.
  • Licencia municipal de apertura.
  • Registro de la Propiedad Inmobiliaria.
  • Registro Industrial.
  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles.
  • Impuesto sobre Actividades Económicas.
  • Declaración censal.
  • Inscripción de la empresa en la Seguridad Social.
  • Afiliación y número de la Seguridad Social.
  • Alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social.
  • Alta en el Régimen General de la Seguridad Social.
  • Comunicación de apertura del centro de trabajo.
  • Libros de visitas.
  • Calendario laboral.

Licencias

Insisto una vez más, y es que estos trámites pueden ser pertinentes según qué casos, por lo que no en todos será necesario recurrir a la licencia de obras, como sucederá si no necesitamos realizar ningún tipo de remodelación en la edificación (ya sea interior o exterior) en la que llevamos a cabo nuestra actividad de la Comunidad.

comunidad-de-bienes-licencias

Ahora bien, la licencia de apertura, por ejemplo, sí que será necesaria en la mayoría de los casos, ya que si existe un establecimiento en el que se esté desarrollando la actividad empresarial y vaya a abrirse al público por primera vez, este local necesitará su correspondiente licencia de apertura que además sea consecuente con la calificación de la actividad que en él se va a realizar. En este sentido, se establecen dos criterios: si puede ser perjudicial o peligrosa, o si no.

Registros

Ya he indicado que el Registro Industrial solo se tendrá en cuenta para empresas que realicen un actividad industrial, pero en el caso del registro en la Propiedad Inmobiliaria, a pesar de no se una obligación en España, sí que se aconseja realizar. En cierto modo, este registro te “protege”, ya que quedan reflejados los derechos del inmueble, tanto así como aquellos aspectos que le conciernan, como hipotecas, embargos y servidumbres.

Trámites fiscales

En este subapartado voy a dar un breve repaso por aquellos aspectos fiscales que vamos a tener en cuenta a la hora de constituir una CB y durante su actividad empresarial, y en especial, los impuestos de una Comunidad de Bienes.

El más importante de todos es el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), y lo es a mi juicio, ya que casi todas las personas, jurídicas o no jurídicas, están familiarizadas ya con este concepto, pero sobre todo porque gran parte de las comunidades de bienes están tienen como cosa común un bien inmueble, un terreno o un derecho de propiedad (puede que incluso de usufructo), que es lo que grava este impuesto y por eso, si se da el caso, deberemos darnos de alta en él.

comunidad-de-bienes-impuestos

Continuamos con el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), aunque ya os he hablado de él en apartados anteriores, os diré como matiz esclarecedor que se trata de un impuesto que concierne a todas las comunidades de bienes, pues grava la actividad económica, que es el objetivo principal de la Comunidad.

Finalizamos los trámites fiscales con la declaración censal en el Censo de Empresarios y Profesionales. Os remito a la información sobre el proceso de constitución de la Comunidad de Bienes, donde os mencionaba el formulario 036.

Sin embargo, existe una exención para el alta en este Censo de Empresarios y Profesionales y está relacionado con el DUE, que más adelante os explicaré de qué se trata. Lo importante es que sepáis en este punto que quedarán exentas de la declaración censal aquellas comunidades que estén consideradas como “Nueva Empresa” y que hayan cumplimentado el Documento Único Electrónico. Es decir, el DUE.

Trámites laborales

Todos los trámites relacionados con la Seguridad Social dependerán de los casos específicos de los que se trate. Como os he comentado antes, un socio que solo aporta capital, deberá inscribirse en la Seguridad Social general, para lo cual habrá necesitado su número de afiliación a la Seguridad Social.

Por otro lado, si se da el caso de que la Comunidad cuente con comuneros que aportan trabajo, éstos deben estar inscritos en el Régimen Especial de Trabadores Autónomos (RETA), con su correspondiente número de afiliación.

Ahora, de cara a la Comunidad, ésta debe estar inscrita en la Seguridad Social para poder contratar o tener trabajadores, como lo serán los comuneros que aporten trabajo. Solo hay que recordar que esta inscripción debe realizarse antes del inicio de la actividad, y no después.

En lo que concierne al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en el caso de que la Comunidad se traslade o abra un nuevo centro de trabajo, ésta deberá comunicárselo al órgano competente.

comunidad-de-bienes-calendario-laboral

Por último, nos encontramos ante la necesidad de tener a disposición un libro de visitas y un calendario laboral. De una parte, el primero servirá para dejar constancia de las inspecciones de trabajo que la Comunidad haya tenido, y en el caso del calendario, la Comunidad deberá elaborarlo con las fiestas correspondientes y colocarlo en un lugar visible para que el inspector de trabajo pueda contar con él y verificarlo si así lo estima oportuno en cualquiera de sus visitas.

Creación telemática de la CB (CIRCE)

El CIRCE es lo que hoy en día consideraríamos como la cúspide de la era de la informática, la agilización óptima del papeleo que tan bien nos suena cuando comprobamos que no todo será ir de Organismo Público en Organismo Público entregando documentación y volviéndonos frenéticos y erráticos cuando se nos traspapela una de las hojas o se nos olvida fotocopiar lo que debemos entregar junto a la cantidad ingente de formularios (de los cuales, la mayoría de los apartados ignoramos, por nuestra propia salud).

Entonces, como digo, nace la posibilidad de que todo aquello que nos sumerge en un mar de locura y confusión se vuelva claro y sencillo. No todo será color de rosas, la burocracia no ha llegado a tanto, pero sí que nos quitaremos gran parte del peso de encima. Así que voy a contaros en qué consiste.

Cuando una grupo de futuros comuneros decide que es el momento de crear una Comunidad de Bienes, se le presenta la oportunidad de llevar a cabo la creación de su empresa por vía telemática. Por medio del CIRCE, el sistema se encargará de tramitar la constitución y la puesta en funcionamiento de la Comunidad, con la correspondiente entrega de papeles a los organismos oportunos.

Tan solo habrá que rellenar el Documento Único Electrónico (DUE) por medio del Punto de Atención al Emprendedor (PAE). Una vez cumplimentado y tramitado, el sistema hace su trabajo.

comunidad-de-bienes-due

Ahora bien, antes de cumplimentar el DUE, todos los comuneros deberán firmar un contrato privado en el que se dejará constancia de la participación de cada uno de ellos en las pérdidas y ganancias de la Comunidad de Bienes.

No obstante, el CIRCE no puede hacerlo todo, y aunque nos quite bastante trabajo, quedan fuera de sus competencias la solicitudes de licencia (a recordar: licencia de obra y licencia de apertura), el registro de los libros y la comunicación de apertura al Ministerio de Trabajo y la de los contratos laborales al Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE).

Diferencias de la Comunidad de Bienes respecto a la Sociedad Civil

La diferencia o diferencias entre Comunidad de Bienes y Sociedad Civil pueden llegarse a mezclar hasta tal punto que nos suponga una gran dificultad el tener claros ambos conceptos, por lo que os voy a señalar cuáles son los más importantes, de modo que a la hora de pensar en ellos, sepáis distinguirlos.

Partimos de la base de que ambas tienen un proyecto en común, pero existen ciertos matices por los que se les considera de una u otra forma. Uno de ellos es el objetivo final de esta asociación. En el caso de la Comunidad de Bienes, ésta persigue el mantenimiento de su cosa común, así como el aprovechamiento de la misma; mientras que la Sociedad Civil busca un objetivo mucho más lucrativo, formando parte del sistema de comercio, cuyo objetivo es el lucro, el beneficio, tal y como sucede con las empresas.

Dicho de otra forma: la Comunidad de Bienes intenta sacarle el máximo partido a su cosa en común, primando el poder conservarla y la Sociedad Civil lo que busca es la obtención de ingresos.

comunidad-de-bienes-sociedad-civil-diferencias

De esta diferencia entre Sociedad Civil y Comunidad de Bienes, surge una de las más importantes, una que nos dará la clave para aprender a distinguirlas. Dado su carácter empresarial y objetivos, la Sociedad Civil tiene personalidad jurídica propia (que además es asignada por los miembros de la Sociedad), mientras que, como ya sabemos, la Comunidad de Bienes carece de ella porque la responsabilidad recae sobre la individualidad de cada comunero.

Esto no solo afecta a la fiscalidad de la Comunidad de Bienes, un punto bastante importante, ya que la Comunidad no tributará por el Impuesto sobre Sociedades y la Sociedad Civil sí, sino también a la hora de comprender la estructura de la que parten ambas.

Por un lado, la Comunidad de Bienes posee una cosa común que se considera propiedad de cada uno de los comuneros (como ya sabemos, siempre de forma proporcional a su participación dentro de la Comunidad), pero por otro, la Sociedad Civil posee como sociedad la propiedad común a los socios, sin que ésta pertenezca a cada uno de ellos de forma individual. Es más, se le asigna la titularidad de dicha propiedad a ese sujeto asignado por los socios, que es lo que le proporciona el carácter de personalidad jurídica a la Sociedad Civil.

Tras todas estas diferencias que os remarco ya podréis identificar bien si os encontráis frente a una Comunidad de Bienes o una Sociedad Civil.

Ventajas e inconvenientes de CB

En este apartado busco establecer una relación clara entre las ventajas y los inconvenientes de la Comunidad de Bienes. Se trata de una pequeña recopilación o resumen cuyo objetivo es que sepáis cuáles son los pros y los contras para que podáis tener la información necesaria para poder tomar una decisión sobre si constituir o no una Comunidad de Bienes o si vuestra duda están en escoger una Comunidad de Bienes o una Sociedad Limitada.

Ventajas

En primero lugar, una de las mayores ventajas frente al resto de empresas o asociaciones es el hecho de que no exista un capital mínimo necesario para constituir la Comunidad. Esto nos pone las cosas bastante fáciles, porque todos sabemos lo que podemos o no asumir, y si además nos obligan a invertir una cantidad de dinero que no tenemos, partimos con dificultades desde un primero momento. Puedes o no necesitar inversión, pero no es una obligación que recurras a ello.

comunidad-de-bienes-ventajas

Por otro lado, a pesar de la cantidad abrumadora de formularios que deberemos rellenar y la de asuntos legales que deberemos tener en cuenta a la hora de formalizar la Comunidad de Bienes, los trámites requeridos y la contabilidad diaria que debe llevar la Comunidad es bastante más sencilla que la del resto de empresas. En este sentido, mucho tiene que ver el hecho de que la Comunidad de Bienes no tribute por el IS.

De hecho, esto mismo podrá ser tanto una ventaja como un inconveniente. Dado que en lugar de estar sujeto al IS, los rendimientos deben ser tributados a través del IRPF, en la medida de lo que la Comunidad de Bienes saque como ingresos interesará o no. Esto se debe a que el IS, hasta un margen mínimo, tributará al 25% sobre los beneficios, mientras que el IRPF siempre irá aumentando de forma progresiva cuanto mayor ingrese la Comunidad.

Inconvenientes

Enlazo con la última ventaja inconveniente porque, como he explicado, tributar por el IRPF puede llegar a ser un gran inconveniente, sin embargo, lo más drástico de la Comunidad de Bienes es su responsabilidad personal e ilimitada.

Al no estar considerado que la Comunidad de Bienes posea personalidad jurídica propia, son sus comuneros quienes asumen la responsabilidad de las deudas que contraiga la Comunidad, lo cual implica que se disuelve la línea que separa el patrimonio personal del comunero al patrimonio empresarial de la Comunidad.

Es importante recordar en este punto que, cuando una Comunidad presenta deudas, debe hacer frente a los acreedores primero como unidad, y que son éstos quienes deberán exigir a sus compañeros comuneros que asuman su responsabilidad. Ahora bien, ¿cómo lo asumen? Con todo, y cuando digo todo, es todo. Cualquier bien que posean los comuneros podrá ser objeto de activo a la hora de asumir la deuda, lo cual puede implicar embargos y otros problemas mayores.

comunidad-de-bienes-inconvenientes

No es cuestión de ponerlo todo de color negro, sino de ser conscientes de con quién nos asociamos en una Comunidad de Bienes. Lo que nos lleva al siguiente inconveniente, y es que, tal y como os expliqué al comienzo del artículo, el número mínimo de socios para constituir una Comunidad de Bienes es dos, por lo que es importante asegurarse antes de que el comunero con el que asumiremos la responsabilidad de la Comunidad vaya a ser capaz de hacer frente a las diversas situaciones que puedan ir surgiendo.

Cómo disolver y liquidar una Comunidad de Bienes fácilmente

Por último, vamos a centrar nuestro artículo en la culminación de esta asociación de comuneros, el fin de la mancomunidad, de la Comunidad del Bienes. Y empezaremos con las razones por las que se puede llegar a la disolución de la Comunidad, después, el cómo lograrlo de forma sencilla.

Causas de disolución de una Comunidad de Bienes

Algo que debemos saber es que las causas por las que la CB podrá ser disuelta deberán estar recogidas en uno de los documentos de constitución de la Comunidad de Bienes. Por lo que, algunas podrán ser aplicadas y otras no, en función de cuáles hayan sido incluidas en este documento.

No obstante, las causas de la disolución de la Comunidad a menudo son:

  • Muerte o incapacidad de alguno de los socios, aunque en este punto puede ser pactado que la propiedad o los derechos de la cosa en común pase a sus herederos, por lo que dejaría de ser causa de disolución.
  • Cumplimiento de objetivos. Esto es: si la Comunidad ha sido constituida con un fin y dicho fin ha sido alcanzado, la Comunidad de Bienes dejaría de tener sentido, por lo que puede ser motivo de disolución.
  • Consentimiento unánime de los comuneros miembros de la Comunidad de Bienes en cuestión.
comunidad-de-bienes-disolucion
  • Resolución judicial.
  • Renuncia de uno de los comuneros. Si la Comunidad de Bienes ha sido constituida con una duración especificada, uno de los socios decide renunciar a su cosa en común y los demás socios no están dispuestos a continuar con la Comunidad, se puede recurrir a la disolución de la CB.

Pagos pendientes, acuerdo de disolución y reparto de bienes

Ahora bien, ¿cómo se procede a la disolución de la Comunidad? ¿Existe un modelo de contrato para la disolución de una Comunidad de Bienes?¿Qué debemos tener en cuenta y cómo lo hacemos? Comenzamos respondiendo a estas preguntas.

El primer paso para la disolución de una Comunidad de Bienes tiene mucho que ver con cómo lo haríamos con cualquier empresa o incluso una cuenta bancaria: liquidando. Es decir, no podemos decir sin más que nos vamos de la actividad empresarial y dejar a todos con sus derechos incumplidos, porque si esto fuera posible (a excepción de situaciones especiales de suspensión de pagos o quiebra), en cuanto algo se enturbiase dentro de una empresa, cerrarían y tan contentos.

Como digo, lo primero que hay que hacer es responder a esos pagos pendientes o deudas que hemos contraído frente a terceros (acreedores) o la Administración Pública. Recordad que si la Comunidad de Bienes no dispone de medios suficientes como para hacer frente a estas deudas, dado que la responsabilidad es ilimitada, se recurriría al patrimonio personal de cada uno de los comuneros.

El siguiente paso es el realizar un acuerdo de disolución de la Comunidad donde se especificará la causa que motivó la disolución, aunque deberemos tener en cuenta que si ésta no afecta a terceros, es decir, no existen deudas pendientes por resolver, el contrato podrá ser privado; pero en el caso de haberlas, será obligatorio registrar este acuerdo de disolución de el Registro de Sociedades.

comunidad-de-bienes-reparto-de-bienes

En última instancia, se procederá al reparto de bienes que deberá tributar por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos a través del modelo 600. Este impuesto se corresponde con el 1% sobre valor de los bienes repartidos.

Bajas en Seguridad Social y Hacienda

A fin de acabar con los trámites relacionados con la disolución, habrá que dar de baja aquello en lo que hubiéramos estado inscritos debido a la Comunidad de Bienes, tanto en lo concerniente a los comuneros como a la Comunidad como unidad.

Por medio del modelo 036 (el mismo que usamos para darnos de alta), nos daremos de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) en el caso de ser comuneros trabajadores, o en la Seguridad Social, en el caso de ser socios capitalistas. Por supuesto, también deberemos dar de baja a la Comunidad de Bienes como tal.

Estatuto/Modelo de Comunidad de Bienes para descargar

Si lo que buscas es el Modelo de contrato la Comunidad de Bienes, tan solo necesitarás hacer clic en “me gusta” en la caja que aparece a continuación o tuitear este artículo si te ha parecido interesante. Una vez hecho esto, podrás acceder a la descarga del Modelo de contrato para la constitución de una Comunidad de Bienes.

Comunidades de Bienes, Código Civil

Por último, si quieres tener en tu ordenador el Código Civil de la Comunidad de Bienes, tan solo tienes que hacer clic en el enlace que verás a continuación y se te descargará el documento en PDF.

Código Civil Comunidad de Bienes